martes, 23 de diciembre de 2014

Adiós Saturno en Escorpio.







Íbamos a cumplir 5 años en Septiembre.
Un mes antes un evento me hizo preguntarme si eso era lo que yo quería realmente en la vida, por el resto de mi vida. Nuestra separación, se siente para mí como un divorcio y he tenido días muy muy difíciles, no sólo porque dejé a la persona que amaba y con la que compartí 5 hermosos años de mi vida. También dejé mi casa en el centro, mis cosas, mis libros y mis papeles y me instalé en una pequeña habitación en casa de mis padres, había estado viviendo fuera desde hace casi 10 años, entonces, me siento una completa extraña aquí. Me dediqué a vagar sola por la ciudad y luego empecé el psicoanálisis para aclarar mis pensamientos, mis sentimientos y para tratar de estar mejor. Es muy curioso lo bien que puedes sentirte cuando destinas un par de horas a la semana a llorar y llorar. También es gracioso como creemos que no vamos a poder seguir sin tal o cual cosa y la verdad es que si.
Poco a poco puedo ver a más personas y empiezo a construir nuevos planes para mí, claro que hay días más claros que otros y definitivamente ser la rara de la familia, dificulta que los demás entiendan tus emociones y tus actos, sin embargo, creo firmemente que no tenemos porqué ser iguales a los demás, ni querer las mismas cosas que el resto de las personas, todos somos tan complejos y tan distintos, algunos estamos mejor entregándonos a nuestras corazonadas y siguiendo nuestros instintos.

Tengo que darle las gracias a mi mejor amigo, que siempre ha estado allí para mí en la oscuridad y en la luz: ya sabes que te amo Juan. Gracias a Cristina que me ha dejado llorar libremente en su casa, por escucharme por horas y por haberme arropado con litros de café. A Elisa mi amiga de mil años, por sus palabras de sabiduría, fuerza y apoyo. A Olga, por ser la más respetuosa de mi duelo. A Ebbani por ser un amable desconocido que me dejaba llorar. A Isaura por sus palabras de aliento. También gracias a Rebeca que me ha llevado a fiestar por ahí con desconocidos. A Ivan por el atardecer y los besos en Chapultepec. A Eugenia por ser desde hace unos meses una amiga más cercana que escucha y guarda secretos. Para aquellos que me escribieron preguntando por mi salud mental y a los que no respondí, muchas gracias por preocuparse mis queridos, yo no quería lastimarlos pero en ocasiones el silencio es la mejor respuesta.

A todos los que han leído este blog este año, muchísimas gracias. Los finales también son comienzos maravillosos.
---
Epílogo. 

 

::::::::::

We were going to make 5 years together in September.
A month before, an incident made me wonder if that was what I really wanted in life, for all my life.
After our separation it feels to me like a divorce and I have had very difficult days, not only because I left the loved person with whom I shared five beautiful years of my life. I also left my house, my things, my books and papers and settled in a small room in my parents' house, I've been living outside from the family house for almost 10 years, so I feel like a stranger here. I devoted myself to wander alone through the city and then I started my psicoanalisis with the only purpose to feeling better, to clarify my thoughts and feelings. It is very curious how well you can feel when allowed yourself to mourn and mourn a couple of hours per week. It's also funny how we believe we will not be able to continue our lives without this or that and the truth is that yes we can.

Gradually I'm going out and see more people, starting building new plans for me, of course there are better days than others, and definitely being the family`s weirdo makes difficult for others to understand my emotions and my actions, however, I think strongly that we do not have to be equal to others, not to longing for the same things like other people, we are all so complex and so different, some of us need to surrender to our hunches and following our instincts.

I have to thank my best friend in the whole world, who has always been there for me in the shadows, in the light: you know that I love you Juan. Thanks to Cristina who has left me mourn freely at her home, listening my troubles, doubts and fears coming out for hours, filling me with gallons of coffee. To my thousand years friend Elisa, for her words of wisdom, strength and support. Thanks to Olga, for being the most respectful of my grief. To Ebbani for being the most kindly stranger in the world who let me mourn. A Isaura for your words of encouragement. Also thanks to Rebeca for taking me out to party with strangers. Thank you very much to Ivan, for those sunset kisses in Chapultepec. A Eugenia for being, since a few months ago, a close friend who listens and keeps secrets. To those persons who wrote asking me for my sanity and who did not receive answer, thank you for your concern, I did not meant to hurt your feelings but sometimes silence is the best answer.

To all the kindly people who read this blog through this year, thank you very much. Endings are also wonderful beginnings.
---
Epilogue.

No hay comentarios.: